No es nada habitual tener una madre tan zorra, la vieja es una provocadora nata y busca la polla de su hijo veinteañero para sentirla dentro una vez mas. El tio casi que le hace un favor, pero de paso, tambien se desahoga dentro de una madura que no estamos para ir desperdiciando un polvete.