Su marido quiere que se trague toda su vega, pero por mucho que se esfuerza nunca se la puede tragar del todo. Es normal, porque su macho se gasta un rabo impresionante y aunque no tiene problemas a que se la metan toda por el coño, la boca y el culo es otro cantar.