Para que le quede bien claro al jefe de la oficina de que en el trabajo manda él hasta cierto punto, solo en lo laboral, porque si una empleada jovencita le da la gana de follar con él, por mucho que mande no se va a negar a los antojos de una jovencita empleada excitada que hace sitio en cualquier hueco de la oficina para satisfacer sus deseos.