La de sorpresas que nos dan algunas abuelas cuando las ves tan arrugadas y aparentemente doloridas y luego se lian a follar con negros saltando encima de sus cipotes como una veinteañera. Ella se los busca preferiblemente negros para que entren dentro de su coño y por la puerta grande.