Me encantan las amigas de mi mujer, a parte de ser simpáticas y estar mas buenas que el pan, aunque este feo decirlo, son mas putas que las gallinas y yo como buen macho me aprovecho de eso siempre que puedo. Cuando me quedo a solas con alguna de ellas el polvo esta asegurado y eso me pone cada vez mas cachondo.