No amigo, no todas las viejas viudas se quedan en casa llorando el luto, a algunas les sirve de revulsivo para empezar una nueva vida y esta vieja vaya que si la ha empezado a lo grande. En la terraza del viejo edificio donde vive desde hace 50 años ha sido follada por un vecino negrazo al que le echo el ojo incluso antes de enviudar, se ha puesto su mejor lenceria y han hecho un video porno bestial…